El maestro Sendra generosamente pone su ingenio para graficar lo que hay que decir sobre el Mundial y la deuda externa



 

 



 

 

¿Qué parte de nuestras cadenas son lícitas?
Canjes de deuda x educación

Sábado 16 de Noviembre de 2013
AL DORSO

 

 

 

Los pulmones criban anhelos de serpientes: “Canje de deuda por educación” vocifera la calcinante escoria del Buen Gobierno. “Conversión de deuda por educación”, insisten las circuncisas lenguas de idiotez mercenaria.

La mala educación impone la eficacia y eficiencia de la libre competencia perfomativa de lo social. Y el buen Gobierno impone una enseñanza de tolerancia, comunitarismo, multiculturalismo, una mítica polifonía del monocorde vasallaje colonial.

Autonomía, equidad, tecnocracia educativa de la nada y vulgata neoliberal de hegemonía cobarde socialdemócrata, afianza la construcción simbólica discursivadel buen Gobierno.

Si la deuda es un mecanismo de dominación, si efectivamente es una instrumento de coloniaje, ¿Qué parte de nuestras cadenas son lícitas? ¿Qué parte de la hegemonía del vasallaje es legítima?

La deuda conjuga todo nuestra derrota y más. Todas nuestras desapariciones, y más.Conjugala mortífera tortura de un paíshumillado.Hedor adhesivo y errabundo que intoxica la viday nos hunde en viscosas pesadillas de lodo.

Canjear deuda por educación, no es canjear deuda por más educación, por mejor educación, por mejores sueldos a los docentes, por más aulas abiertas. Canjear deuda por educación es como renunciar a nuestra historia, a nuestros libros, a nuestra manera de ver el mundo. Canjear deuda por educación no es menos deuda y más educación. Es canjear los principios y reconocer, abiertamente, que hay deuda legítima, que hay trueque, que estamos de rodillas. Canjear deuda por educación es cerrar los ojos y administrar comercialmente la enseñanza de los niños y niñas, que no andan con deudas, que no andan canjeando su futuro por monedas ficticias. Canjear deuda por educación, no es canjear menos deuda por mejor educación.

Si la deuda efectivamente mata, ¿Qué parte de nuestras muertes son lícitas? ¿y cuáles son legítimas?

¿Cuánta muerte necesitamos para seguir exaltando nuestras cadenas?

La deuda externa mata